COLEGIO INTERNACIONAL DE VALLADOLID

Cocina propia

Colegio Internacional de Valladolid & Scolarest

Contamos con un comedor con capacidad para más de 200 comensales y cocina de terminación para la preparación in situ de los platos principales.
La empresa Scolarest, especialista en restauración para colectividades, prepara la comida de nuestros alumnos desde el año 1997, atendiendo las necesidades médicas, culturales o puntuales.
Todos los menús son elaborados y valorados calóricamente por un equipo de Nutricionistas, que también atiende los requisitos en casos de alergias, intolerancias, etc., organizando los cambios necesarios al menú base para atender las distintas necesidades dietéticas de los alumnos.
El personal del Colegio asiste a los niños durante el tiempo de comedor, mientras que el equipo de Scolarest sirve las mesas.
El Colegio Internacional de Valladolid considera que una buena alimentación y el fomento de hábitos alimenticios saludables -al igual que una buena educación en la mesa- forman parte íntegra del desarrollo de los alumnos del colegio.

Scolarest

Comer, aprender, vivir

Así, y siguiendo la normativa de la Consejería de Educación que regula el servicio de comedor en los centros docentes públicos (Orden EDU/1752/2003 del 19 de diciembre), el comedor del Colegio Internacional de Valladolid, a través de Scolarest:

  • Fomenta el consumo de cereales (pan, pasta, arroz), verduras, hortalizas y legumbres
  • Potencia el consumo de aceite de oliva, frente al de otros aceites vegetales, margarinas o mantequilla
  • Incluye la fruta como elemento básico de la dieta
  • Ofrece agua como bebida a suministrar
  • Mantiene un aporte correcto de vitaminas y minerales a través de una dieta variada
  • Ofrece de forma habitual fruta del tiempo y/o producto lácteo (yogur) como postre
  • Procura incluir como primer plato preparaciones ricas en proteínas vegetales, hidratos de carbono y fibra
  • Incluye a diario, como guarnición de los segundos platos, diversas variedades de ensalada o de verduras
  • Para los segundos platos utiliza, preferentemente, productos frescos, moderando la oferta de carnes a 2 o 3 veces por semana, limitando al máximo la oferta de platos precocinados (hamburguesas, san jacobos, salchichas tipo frankfurt, etc.)
  • Establece el consumo de pescado al menos 2 veces por semana
  • Modera el consumo de zumos no naturales y el consumo de dulces o añadidos en forma de azúcar en los alimentos de cada día

Aquí tenéis el menú de Marzo 2019

 

Ver Menú