COLEGIO INTERNACIONAL DE VALLADOLID

Conversation. ‘El arte de la dirección musical’ con Jordi Casas Bayer

Conversation. ‘El arte de la dirección musical’ con Jordi Casas Bayer

Los alumnos de 6º de Primaria, E.S.O. y Bachillerato han participado en una nueva ‘Conversation’ que, en esta ocasión, ha corrido a cargo del director musical Jordi Casas Bayer, bajo el tema ‘El arte de la dirección’.
Jordi Casas, con predilección con Bach, confesó ser, ante todo, director de coro y citó a Antonio Machado para quien la poesía es “canto y cuento”, una definición que ilumina perfectamente la esencia del canto coral. En la actualidad está preparando la Novena Sinfonía (coral) de Beethoven.

Casas comenzó su charla esbozando brevemente la historia de la dirección musical, cómo ha evolucionado a lo largo de los siglos, ya que en la época del barroco, por ejemplo, era uno de los músicos quien dirigía y no un director profesional como ahora. “El director es quien marca el ritmo, el tiempo y el compás de las obras”, conceptos fundamentales que definió de manera práctica para los alumnos. Habló del carácter de las obras y la importancia del lenguaje de los gestos. Describió su labor como la que se produce en la cocina de un restaurante, donde se prepara el menú antes de servirlo ante los comensales, es decir, en el escenario de la sala de conciertos. Fundamental resulta también la elección de los repertorios con el fin de proporcionar variedad y estimular el interés del espectador.

Uno de los retos más importantes tanto para los componentes del coro como para el propio director es el dominio de las obras cantadas en idiomas como el ruso, checo o polaco, además de otros más conocidos como el italiano, inglés, francés o alemán, y recordó el conocido dicho italiano: ‘traduttore, traditare’ (traducir es traicionar).

El coloquio provocó un aluvión de preguntas por parte de los alumnos. Casas recordó su propia experiencia en la Escolanía para recalcar la importancia de la música en general, “es un metalenguaje enormemente beneficioso”, apuntó; y del canto en particular, en la educación de los niños. Eligió la dirección después de trabajar muchos años en un banco y empleó un símil revelador, “su labor es como la de un entrenador deportivo, que no juega tan bien como algunos de sus jugadores pero resulta necesario para el conjunto”. ¿Qué pasos se pueden dar hacia la dirección musical? Aprender ante todo piano, también instrumentos de cuerda y viento, algo de canto y sobre todo escuchar mucha, mucha música.

Casas se lamentó de la poca incidencia de la música en el sistema educativo en general. En marcado contraste, se pudo apreciar en el coloquio la importancia de la música en nuestro colegio, y el gran interés que provocó su conversación, tan erudita como afable, no exenta de pinceladas de humor. Su presencia ha sido todo un lujo para el alumnado del Colegio Internacional, que le despidió con un gran aplauso.

Nacido en Barcelona, cursó sus primeros estudios musicales en la Escolanía de Montserrat, completándolos  posteriormente en Barcelona, donde estudió Derecho y Filosofía. Fue fundador de la Coral Carmina y su director durante más de quince años, y también director durante dos cursos del Coro de RTVE.

Desde septiembre de 1988 hasta 1998 ejerció como director musical del Orfeó Català, del que fue su director artístico. En septiembre del 90  fundó el Coro de Cámara del Palau de la Música Catalana, del que ha sido su director hasta julio de 2011. Asimismo ha estado al frente del Coro de la Comunidad de Madrid desde el año 2000 hasta julio de 2011. También en la capital desarrolló otro de sus principales trabajos, junto al Coro del Teatro Real, como batuta principal de 2004 a 2008.

Al frente de estos conjuntos ha dirigido y preparado alrededor de tres mil conciertos, y ha tenido oportunidad de colaborar con los más destacados directores de orquesta y de cultivar toda clase de géneros.

Ha impartido numerosos cursos de dirección coral tanto en España como en el extranjero, y ha participado como director en los más prestigiosos festivales de Europa (España, Francia, Bélgica, Suiza, Gran Bretaña, Alemania, Hungría, Italia, Eslovenia y Austria), y en Israel, México, Cuba, Guatemala, Estados Unidos, Argentina, Brasil, China, Marruecos y Japón. En verano de 1997 fue el director del European Youth Choir.

Desde 2013 Jordi Casas es artista en residencia del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid.